jueves, 14 de junio de 2012

Se terminó para siempre; y este "siempre" es de los de verdad, no como los de antes.

Se acabó, y no quiero saber nada más de ti. 
Ya está decidido, no hay vuelta atrás. 
Ahora sí que te lo has buscado tú solita.
Por supuesto que mi orgullo es como el Everest, y tú sabes mejor que nadie que no lo voy a rebajar.
Tú con los tuyos, y yo con los míos.
Y si de aquí a unos meses me arrepiento de decir todo esto, pues oc, pero es lo que siento ahora mismo.
Simplemente espero que te vaya bien, supongo que te lo mereces.
No te quiero, pero te quise.